con la llegada de las banderas

 

con la llegada

Se abrieron las carnes
surgieron las banderas,
trapos azucarados
telas que plagian la memoria

y aparecieron las palabras heroicas
los gestos de espejo
las mentiras que atrapan sonrisas
los discursos del otro

y se creyeron
con el entusiasmo suficiente
para construirse nuevos sueños,

sin darse cuenta
de que el mástil de sus esperanzas
guarda un recóndito secreto:
todas las banderas tienen el mismo dueño
y el mismo esclavo que las ondea.

2 comentarios en “con la llegada de las banderas

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: