LA Hora del Adiós

Llegó el adiós,
La hora de la marcha.
Y todo se fue en un pestañear,
Solo queda aprender a olvidar.
No se ve el mundo igual
Desde esta nueva perspectiva.
¡Todo es tan mundano y fugaz!
¡Tan pequeño!
Que da igual reír o llorar.
En esa ciudad donde todos somos uno más
Alguien alguna vez te dirá quien fui,
La mayoría, quizá, que no existí.
Pregúntale al barman de cualquier bar
Seguro él te contestará.
Para recordar lo que importa
Hace falta tu voz y tu risa,
Nunca quise esconderme,
No me quise ocultar tras una botella.
Tuve que aprender a escuchar.
Quizá perdiera el tiempo
Pero oculté mi perfil de soñador inquieto.
Ahora llega el final.
Desde este lugar veo salir
El sol, bajar hasta ti
Para besarte las mejillas
Tornándolas carmesí.
Todo esto terminó
Recuerda quien fui
Aunque nada y todo te di.

 

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: