La fuerza del amor

 

 

 

 

 

Encontrar la fuerza suficiente, pedía una y otra vez al Universo, permitirse el dolor sin reprimir las lágrimas y liberar así las emociones.

Encontrar la fuerza en su interior para afrontar el nuevo reto que ante sí le deparaba el destino. Fuerza, necesitaba más que eso para no desfallecer y abandonar, para no hundirse de forma inmisericorde en la más oscura desesperación.

No pedía nada para ella, solo fuerza, fuerza y valor para seguir adelante en su intento de derrotar al maligno. Se hallaba  allí, muy cerca de ella, aunque no lo viera sabía de su presencia y a toda costa se había propuesto combatirlo.

Aquella horrible bestia se había instalado en la vida de su amado y no podía soportar el sufrimiento que le causaba. En su interior se alojaba la mayor de las fuerzas con que cuenta la humanidad: AMOR. Un amor profundo, tierno, apasionado, puro, único, imperecedero que se había mantenido intacto en su corazón a pesar de todas las dificultades y el tiempo transcurrido.

Tenía la plena certeza de que ese amor era su arma más potente para librar la batalla contra aquel implacable enemigo que consumía a su amado. La distancia no le permitía acercarse a él, pero ella confiaba en el poder mental que poseía y haría uso de él para penetrar en la mente de su amado, le haría llegar la energía que en su amor se concentraba y juntos combatirían el mal.

Tenía que conseguir que ese poder le hiciera reaccionar y plantara cara a la oscuridad. Ellos se habían entendido a la perfección sin necesidad de palabras. A ella no le importaban los estragos que el tiempo hubiera hecho en la memoria del amor sólo le importaba transmitirle que siempre estuvo ahí, hacerle saber que no estaba solo en aquella terrible lucha, que el amor que sentía hacia él era la mejor  y más efectiva de las armas que se pudieran inventar, solo debía abrazarse con fuerza y convencimiento a ese amor que le llegaba a través de su pensamiento, abrir las compuertas que cerró, abrir de par en par su corazón para que su ser se inundara del más bello sentimiento que le ofrecía sin pedir nada a cambio.

Un combate de Titanes, pero estaba plenamente convencida que la fuerza del profundo amor que le profesaba podría acabar derrotando el mal y verse liberado de la bestia por siempre. Tenía fe ciega en que así sería. Tenía fe ciega en que una vez más, el amor obraría el milagro.

 

Imagen de la red

Me gusta todo lo relacionado con el arte, la cultura, literatura sin ser experta . Me encanta leer y escribir y estoy en este mundo de las letras de forma accidental.

8 comentarios en “La fuerza del amor”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: