Bajo la figura del Faro…

Bajo la figura

Efímeros los segundos que asaltan la noche entre los claros, donde la luz plateada baña los rincones donde se olvidan las sombras.

Secuencias salteadas que asumen la distancia entre el sueño, la realidad reflejada en los charcos de la acera que vacía olvida los pasos, y la vida, no transita por las calles secuestrada entre el rigor del silencio.

El embargo llegó sin carta de aviso y los labios desahuciados de besos, traen al precipicio del sueño la imagen casi desdibujada por completo, en ese tránsito que supone el tiempo.

Allí donde quizás se asoma sin curiosidad el invierno, donde las olas rumoreó el fin de lo vivido.

Son los pasos el adiós, como si la mirada al suelo negara todo lo que rodea, en el carente sentido asumido y llevado, entre los espacios de una maleta.

Así fue su despedida, entre la bruma de una mañana fresca, donde quienes la vieron, sólo supieron de ella como alguien que pasó su verano en un perfecto anonimato.

Perdieron su vista donde el faro contempla el mar, sin dar más importancia a quienes partieron, en un último intento por encontrar su lugar.

Sólo las olas devuelven su fragancia, como la fina arena convertida en playa se empeña en recordar, el tacto delicado de su piel.

Un endiablado juego donde reside esos gramos de tristeza que su vieja mirada refleja, mientras espera, en una demencia que casi le tiene dominado al completo, a ver ese velero blanco regresar y ser uno más de aquellos que, inician el viaje para reencontrarse con quien se llevo su corazón al fondo de ese mar.

A quien jamás llegó a despedir esa mañana, entre la imponente figura del faro, que acabo convirtiéndose en el lugar donde vio su vida naufragar y donde en su murmuro nace su súplica.

Preguntando, ¿porque no le supo guiar?, ¿porque su luz no traspasó las nubes? no hubo anuncio de la cercanía de aquel espigón, nadie más supo que ella había decidido su regreso.

Y allí le puedes ver a ese anciano día tras día bajo la figura de el faro…

 

Eterno aprendiz de escritor, poeta o como pueda llamarse.
Ya que esta afición lleva acompañándome desde mis tiempos de escuela.
También es un medio para evadirse de esta realidad que en ocasiones pesa..

4 comentarios en “Bajo la figura del Faro…”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: