La fiera que llevo dentro

 

Hoy tengo buen día porque decidí lanzarlo todo a la basura y empezar de nuevo. Mis mierdas, mis malos pensamientos, mis rollos enrrollados que crean aun más problemas en la cabeza y las palabras negativas que a mi alrededor circulan cual carretera sin frontera.

Hoy no me hizo falta dibujarme la sonrisa. Amanecí con ella puesta y no pienso borrarla, desdibujarla ni olvidarla. Ya son bastantes los que la dejan en casa. Ya son demasiados los que no te ayudan a recuperarla.

Hoy recupero trazos de cordura. Suelto el pelo al aire y esparzo mi perfume. Hoy de nuevo siento libre la amargura que embargaba esos días de locura. No desecho que aun me vuelva. No contemplo abrirle la puerta. Quedó fuera esta mañana la apariencia de amargada. Porque era solo eso, una pura apariencia. Nunca fui más infeliz que en esos días de tristeza. Nunca tuve más desliz que estos días de incertezas. Vuelve siempre con más fuerza. El carácter, la alegría. La fiera que vive dentro y sale fuera.

Hoy más que nunca grito al mundo mi certeza. Grita el que se cree fuerte. Calla el que perdió las ganas. Sonrie siempre quien se sabe vencedor de su propia batalla.

By Miriam Giménez Porcel.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: