REFLEXIONES,  RELATOS

LA FELICIDAD

LA FELICIDAD
Reflexión

Desde la cuna él siempre había experimentado lo que era la felicidad.
Ahora con bastantes años más se presentaba como una persona infeliz.
Aquellos juegos con sus hermanos habían cambiado, la ternura de aquel gatito que lo entretenía con sus travesuras, ya no le hacían ninguna gracia.
Él había crecido, como lo había hecho la problematica vida. Pero no sabía, que al igual que crecen las adversidades, hay que tener capacidad para aceptar, pues suelen desaparecer cuando no las alimentas.
Las carencias suelen ser beneficiosas, con ellas te das cuenta del valor que tiene la vida y al final de todo lo menos bueno que nos ocurre, si estamos felices con la vida podremos seguir disfrutando de lo bonito que es vivir, sin perdernos nada.

Seguía sin entender, pero aquella mañana motivado por quien bien lo quería y por sus consejos cambió y tomó una decisión… Salió a la calle, los rayos de sol, después de muchos días de lluvia, lucían con fuerza y vigor, haciendo ver la vida con otros ojos.
La alegría que hace años vivió en aquel cobertizo oscuro, ahora la volvía a ver en la calle…
Los niños disfrutaban, los pájaros revoloteando buscaban el sustento para sus crias. Hasta las personas con muchos más problemas paseaban alegres de verse vivos, y sin importarles, su cojera, o la enfermedad que callada escondían para no hacer sufrir a nadie.
La vida es para ser feliz, pensaba entonces, ya que nadie le ayudaba a caminar, ni escondía ninguna grave circustancia que podía trastocar la convivencia con los demás. Tampoco eran tan drásticas que lo hicieran avergonzarse, por lo que decidió vivir, disfrutar y ser feliz, para de ese modo dar felicidad a su entorno…
Ya que entendió que dando, luego se recibe.
©Adelina GN

Un Comentario

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: