La Bestia Rubia

La bestia rubia

La bestia rubia

 

 

Te marchas azul, descalza; tus talones

se pierden en la ochava y renuncian

al pan caliente y al purè de ocumo

que te sirvo en las mañanas.


Este amanecer dorado que te ve partir

es la bestia rubia de la que hablaba Nietzche

o la bestia sin nombre que evocara  Blake


Desde las canteras de la noche

 emiten sus gruñidos,

 sus panes silentes,

sus brillos;

los morados cilicios con los que golpearè mi cuello,

mi espalda que alguna vez fue tierna;

que ahora

es áspera como tu partida y lo será

en el primer milenio

de la era que se inicia con tu ausencia


Leo las cartas cuando la mañana

me arroja  pàjaros al rostro. Leo las cartas

Dicen que volverás. 

Serás la última bestia,

desnuda y bella como el cielo,

cuando las eras se apaguen y destilen

las gotas postreras

de esta còsmica melancolìa


Regresarás descalza. Tus pies

habrán recogido ojos, 

artefactos,

silencios

de los cósmicos océanos,

de las estrellas que destiñen

cuando dejan de brillar por un momento


Tus plantas

se prenderán de las ùltinas gotas del espacio

y beberás con cada uno de los dedos

los recodos de las horas,

los gruesos gusanos de los días


Deja que cuelgue de la luna; mis caderas

se moverán en péndulo

hacia la tenue neblina de las cuatro.


GOCHO VERSOLARI

 

 

3 comentarios en “La Bestia Rubia”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: