Insomnio

 

 

 

 

 

Noches de insomnio, interminables, malditas, aterradoras, mortíferas noches en las que hacen acto de presencia ángeles y demonios sosteniendo una cruenta batalla que a cabo llevan enajenando la cordura, mortificando el alma con los fuegos que escupen desde sus infiernos.

Noches de insomnio por las que se estanca el tiempo, deambulando en la macabra penumbra como alma en pena, recorriendo el espacio por el que las sombras crecen como espectros fantasmales gritando a voces de doliente recuerdo que acabe la noche, que cese el silencio que me inyecten de inmediato el antídoto contra el no-sueño.

¡Que alguien con mis ojos haga algo! Que alguien acuda en mi auxilio para desterrar los fantasmas que en las noches de insomnio me torturan y en sus afiladas garras me atrapan y con sus fauces me devoran y con su aliento su veneno me inoculan.

Noches de insomnio maldito ¡Que alguien venga y haga algo! ¡Que alguien escuche mi grito! ¡Que alguien se apiade y cierre mis ojos! 

Que el terror de las negras sombras al infierno lance y en su fuego se funda con todos los demonios que en la oscuridad habitan.

Que se aprovechan de mi vulnerable forma y en mi mente se introducen y de mis pensamientos se apoderan y de mis terrores se nutren.

 

 

Imagen de la red

2 comentarios en “Insomnio

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: