Incertidumbre.-De Adelina GN.- Nuestra gran autora tras las bambalinas

Incertidumbre.-De Adelina GN.- Nuestra gran autora tras las bambalinas

La mañana comenzaba como cada día en la vida de aquella pareja.

María desayunaba pendiente del televisor escuchando las noticias.

Cuando la tostada que untaba fue al suelo.

Eric permaneció unos segundos viendo aquel destrozo que causaba  su mujer  en aquel trozo de pan de molde, que no lograba alcanzar sin quitar la mirada de la tele.

Ni duda había de que su contenido de que su sentido auditivo  era completamente preso  de las palabras de la presentadora del noticiero.

Ya que Eric le preguntó y antes de terminar esté de hablar, ella le pedía seseando y con su dedo cruzando sus labios, que guardase silencio. Muy importante debía ser aquello noticia, que sin terminar ni recoger la tostada, le dio un beso en los labios y salió  diciendo que lo quería y que no volvería para la comida.

Habitualmente era aquello lo que siempre hacía, pero que causaba que fuese tan extraño su comportamíento ese día. Eric se lo estuvo preguntando toda la mañana, estaba desempleado y era él quien realizaba todas las tareas del hogar. Incluso preparar la comida, ese día comería cualquier cosa, estaba avisado por la propia María de que no estaría allí para comer. Terminando con la parte alta de la casa, Eric bajo aquella corta escalera de tan sólo diez peldaños, bailaba al son de su música, favorita, sonaba el grupo Merina Azahara, el heavy era su pasión, sobre todos esas baladas que no dejan duda de los que las componen tienen un gran corazón.

Os preguntaréis el motivo a esta referencia al heavy, en realidad espara explicar que lo que encontrará Eric a partir de entonces será mucho más heavy que esta música calificada como dura y fuerte.

Una vez relajado en el sofá y todavía terminando su vaso de refresco con una buena dosis de vitamina roja como la sangre, Ereic entornaba los ojos, mientras, sin ver las imágenes escucha las noticias…

“El Monte Pi ha sido pasto de las llamas, el incendio supuestamente provocado ha calcinado gran parte de su vegetación, dejando dos victimas mortales y tan sólo una superviviente. La hija de los forestales, una niña de cinco años. Y que ha sido trasladada de urgencia al hospital.

Como les hemos comunicado esta mañana se han hecho cargo de ella los servicios sociales a la espera de que aparezcan familiares que la reclamen”
Cambiando de tema la presentadora introducía entonces la cuña para el estado meteorológico…
– Pobre niñita, decía Eric mientras adormilado cambiaba de canal.
Los ojos se le cerraban y recostó su cabeza, visualizando la televisión y de nuevo en aquel canal la misma noticia. Los datos eran los mismos, niña de apenas cinco años, que había quedado huérfana después de aquel incendio.
-Seguro que si estuviese aquí María ya estaría pidiendo adoptarla, esa edad tendría ahora nuestra niña, pero el destino no quiso que naciese viva. Aquel infortunio que Eric recordaba, le hizo transportarse al pasado, cuando días después de casarse a María la enviaron a Kenia, hacía falta un médico y fue ella la elegida. Tan sólo un mes después una llamada le comunicaba que iba a ser papá. Pero ni por ese motivo su petición de traslado fue aceptada. Teniendo que quedarse allí el año entero que estaba destinada. Siendo así un parto complicado que se malogró y nuestra niñita murió. Recordando aquella calamidad y que había apurado dos veces su vaso, quedó dormido.
Su sueño no fue otro que la vuelta de María a casa, destrozada bajaba del avión abrazándose a él mientras lloraba pidiéndole perdón. Y diciéndole que no se la habían dejado traer, que la obligaron a enterrarla allí.
-Tranquila, se despertó diciendo y sofocado se incorporó, vio que era tarde, miró el reloj, eran las once de la noche.
Creyendo que María había vuelto la llamó, pero no era así, no estaba. Se llevó las manos a la cabeza, tenía un gran dolor y la televisión seguía encendida. Mientras fue a buscar un analgésico escuchó sonar la peculiar sintonía del avance de últimas noticias. Volviéndose a sentar mientras preparaba el medicamento diluyendo el contenido del sobre en el vaso y dándole vueltas con la cucharilla, escuchaba…
“La solidaridad está presente en la humanidad”
“Queridos telespectadores, la niña que hoy ha quedado huérfana después del incendio que se ha cobrado la vida de sus padres adoptivos tiene ya un hogar”
Eric dejaba de mover la medicina y levantaba el vaso para tomarla al mismo tiempo lo hacía con la cabeza, fijando su mirada en la pantalla y atendiendo de nuevo las palabras del presentador que preguntaba en aquella entrevista grabada…
-Dicen que es usted quien a reclamado la tutela de la niña?
-Sí, es penoso que un niño quede sin custodia después de un trágico suceso.
Eric no pudo seguir escuchando, se levantó  explusando de la boca en un golpe de tos lo que se estaba bebiendo, reaccionando a lo que veía y escuchaba, con preguntas como estás…
-¿Cómo?
-¿Tú?
-¿Y por qué?
Era María la que estaba siendo entrevistada y en la pantalla se veía la fotografía de la niña negrita que con tan sólo cinco años ese día había perdido a sus padres adoptivos y encontrado a una nueva madre.
Es lo que María tendría que responder a Eric para aclararle sus incertidumbres.
©Adelina GN

 

Mi pasión las letras “siente la música de la vida, aún en el desierto,cuando el viento te envuelve, suave, cálidamente”
Marijose, ¿Cuantos años escribiendo? No lo se, siempre.
Antologías muchas, a duo varios, 15 libros y uno solidario.
Ahora con un poco de calma y quietud en mi vida, Junco y Gacela es mi bitacora.
En la web Internacional de escritores independientes del Poder de las Letras., por supuesto también escribo.

En Prensaldia digital, Malagaldia digital, Globatium hispanolatino, Globatium España.

Y cuando la musa así lo desea, en algún lugar al que no haya sido privada de ello

Nací para ser escritora, lo soy y lo seré. Nadie a a poder impedírmelo, ni tan siquiera la salud, tendré que acompasarlo a ella y establecer unos límites.
“Mírame a los ojos y que te quede muy claro que no voy a dejar de escribir y no pienso marcharme nunca de donde yo no lo decida, espero quede claro”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: