No tengo miedo a recordar

luego del silencio.

Pondrá a cada cual en su lugar el tiempo.

Evanescente es la razón,

vuela y escapa,

huye de la maldición.

Un querer por virtud

ecos de una prohibición.

Y no se alterará

la sombra de la ilusión.

No se perderá

la rutina de su condición.

 

Gustavo García Pradillo