Horas, minutos y segundos

Insomnio

Las nueve y media.
Cada vez anochece más pronto
y el azul muerto del cielo
se va pareciendo más al negro
que empolva mis recuerdos.
Las doce menos veinte.
Tres latas de cerveza vacías,
y un cenicero atestado de colillas
como única compañía.
De fondo suena Van Halen.
Las dos y treinta y cuatro.
Ya me preocupa la exactitud
de los minutos que marchan;
estrellas que se apagan en mi
para brillar en el firmamento.




Las cuatro y veintisiete.
Hay sueños que impiden el sueño
y ausencias tan reales como
el vacío que llena la botella
que se precipita de mis dedos.
Las seis y cuarenta y uno.
Despunta el alba anaranjada.
Apago el despertador
antes de que llegue a sonar.
La cafetera silba su canción.
Las ocho y treinta y dos.
Me miro al espejo:
Cada vez más cadavérico,
cada vez más etéreo.
Me desvanezco en mis ausencias.
Las nueve y media.
Una ducha helada ahuyenta los restos
de la madrugada de mi rostro
y estoy listo, solo me falta
el beso por el que ya nunca duermo.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: