Oscura es la noche en la que aúlla el lobo a la luna muda, dormida.

Y se muere la divinidad vanagloriada.

Con cientos de preguntas donde ignorar la realidad

que llega por cualquier lugar

sintiendo que el destino me adormece,

me aleja de la realidad que me depara esa ausencia

en un momento tan inoportuno.

Si la luz, se escapa entre los dedos de la soledad

y sólo queda camino hacia la sombra de unos días

que no se deberían haber perdido,

tengo la conciencia tranquila por escapar

de la fatalidad de la vil humanidad.

 

Gustavo García