hasta los huevos

 

 

Y después de volver la noche atrás

el Borbón se fue a pescar

en las arcas de Alá.

Por Marbella pasea Aznar,

su perro, su mujer y escoltas.

La alarma para él no va;

Dios hecho pitufo y gruñón.

El día salió a pasear por la bruma acuciante

en la ensenada de una España viral

y viriada, la UME vigilante,

el papel agonizante,

los súper desquiciados,

triste España. Triste humanidad

si por el confín tu culo preocupa

Qué sería por ver la muerte.

Un silencio en el sepulcro

unas gotas de vanidad

los gargajos del desquiciado

que la guardia se queja

la familia no puede velar a sus muertos en el hospital.

Es el fin de la humanidad.

Cuando todo esto acabe

solo pido una cosa real

que las mentes que iluminan

no mancillen la verdad

y que aprendan las gaviotas

los del mango y verderón

que en la vida no solo está la privatización.

 

Gustavo García Pradillo