Gangas y Saldos

Gangas y Saldos

No me vendo barato.

Ni compro gangas y saldos.

Ladrón de pensamientos.

Entraste sin ser llamado.

Y ahora que te fuiste, me quedaron las ganas.

De saber más.

Estudiarte y pensar.

Comenzar y acabar.

Para volver al mercado.

Buscando tesoros.

Que ya no encuentro,

porque a todos comparo.

Porque busco tus labios.

Esas manos que no cesaron,

y saciaban mis ratos.

No me vendo barato,

pero, ahora mismo,

me arrojaría al abismo

por volver a tus brazos.

Dime ahora ¿quién puede reparar?

Esto que siento.

Llegaste sin ser llamado.

Y te fuiste, una vez comprobado

que me dejabas rota en pedazos.

Ganaste mi juego.

El amor no se compra.

No se busca en el rastro.

El corazón se enamora,

en el tiempo adecuado.

By Miriam Giménez Porcel

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: