Flores y caballeros

 

 

 

 

 

Tímida y agachada ella disimulaba, tratando de no ser descubierta,
Pero el viento le hizo una mala pasada, cuando jugando con soplido
la cambió de posición. Como toda una dama, discreta se comportó.
No es necesario ocultar su sentir, por mi no se detenga, creo entenderla,
he visto gotas rodar a través de sus pétalos. Y del rocío de la mañana, no son.
Fué el intento de consuelo, iniciado por aquel clavel blanco a la rosa roja.
Seguro son lágrimas de desamor, por ese cardo violeta que se marchó.
Seré un simple clavel, pero deje que le cuente la química que hay con usted,
ayer pasó un enamorado y lo escuche decir, rosa roja para mi amada
y blanco clavel en el ojal, perfecta combinación para declarar mi amor.
No llore más mi rosa hermosa, solamente le digo que en silencio le he querido,
de corazón adentro, no como ese cardo engreído, que con la orquídea él partió.
Usted y yo unidos por el destino y testigos de una ilusión.
Cuando en las manos de la amada sea entregada simbolizando a el amor,
Y yo en el ojal posando junto al enamorado en esa declaración.
Ambos contemplando, nuestras bellas flores, sonriendo de felicidad.

La rosa sonrojada no lloró más, el viento se encargó de unirles
donde amorosamente enredada al clavel blanco quedó…

Xavier H.© 2015

12 comentarios en “Flores y caballeros

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: