Mientras el año 
se va despidiendo 
de a sorbos, 
diciembre se extingue 
para florecer
estrenando
los pétalos
de la esencia.

El tiempo sucede
y este verano
llega contrariado
con el hielo
en las hojas
que carga
la primavera.

Con el correr de los días
el calendario se acorta
y el ciclo se va apagando.