Evaluando

Las curiosidades del destino, tal vez.
Ensombrecido encanto se diluyó ante la indiferente mirada del ocaso, se difuminó el último destello por entre la colina.
Perdida mirada encantada en la multitud de piedras en el camino…
Agijones de terciopelo incrustados en mis lágrimas fueron surcando el paso de la pena sobre el mármol que lapidó parte de mis huellas.
Amortajé aquellos años de desesperanza, dolores traicioneros en mis venas, opresión y desdicha.
Y tras la impiadosa noche sin estrellas, aferrada a mis entrañas, arañando mis costillas, me sostuve de mí, esperando que el paso por aquel túnel se angostara, hasta que por fin vi un rayo de luz, que tímidamenre comenzó a avanzar, hasta que extendió sus brazos y me rodeó, dándome la serenidad perdida. Y me fui sintiendo segura al pasar por las sombras, hasta que por fin me empoderé de lo que soy. Me recogí entre mis manos y alcé la mirada…
Me reconstruí a puntadas de amor cada grieta, surciendo aquel tiempo con los colores del perdón.
Heme aquí, nuevamente inundada de amor, fortalecida renazco con cada amanecer y me vierto en el caudal de mi día para vivir.

Viviana Lizana Urbina

5 comentarios en “Evaluando

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: