Estás… Te siento…
No puedo evitarlo, estás, lo sé, te siento, me olvido de todo cuando te pienso, cuando te hablo, entiendo la vida, pero te extraño. Quiero expresarme y por más que grito nadie me oye, todos me escuchan, pero no todos me creen.
Están esos días que no puedo enseñarte, pero que debo contarte, mis experiencias, mis logros, mis ambiciones, esas en las que tú creíste, y me animaste.
Los recuerdos pueden enseñar, pero siempre ya me faltara, esa palabra de cariño que siempre como hermano me dedicaste y que falta desde que me dejaste…
Acondicionando mi vida a que ya no estás, vivo sintiendo que aún lo estás.
Deli