MICRORRELATOS

Esta noche ha muerto la Hechicera (1era parte)

Hechicera, protagonista de vidas pasadas, amante de las cosas maravillosas de todos los días; vuelve a repetir su fatídica historia.

La hechicera corre con las alas de su cuerpo y los penares que se vuelven cómplices para elevar su alma.

Corre sin sentido y sin rumbo dando traspiés que minan poco a poco su fuerza, como si tuviera un pañuelo de tela densa y rasposa oprimiendo sus ojos. No le importa lo rudo y peligroso que encuentra en el camino porque, ni siquiera puede percibirlo; su respiración acelerada y entrecortada le oculta la pendiente rocosa y punzante que va lacerando sus pies y sus manos a cada paso que da.

No alcanza a ver sus motivos y no está segura de si lo quiere es huir del pasado, que no acaba de entender, o del presente que la aborda con dolorosa inocencia al haber soltado al viento todas las hojas de sus ilusiones.

Avanza, avanza en grave tormento, a lastimeros tropiezos en medio de su propio mar de lágrimas, hasta caer rendida, y sin poder apenas respirar; eleva las manos al firmamento preguntando lo que ella no puede responder

  • ¿Qué pacto maligno he hecho en otras vidas, que hasta ahora me ha alcanzado?
  • ¿En qué dicha tan profunda debo haber vivido, que en espinas me es cobrada ahora?

No entiende, sumida en una nebulosa consciencia de sí misma, se toca las heridas, que ahora sueltan constantes hilos de sangre. Pasa sus dedos por cada una, toca sus manos, sus pies y se percata del dolor de cuerpo que comienza a invadirla, sin embargo; nada se compara con el punzante castigo que siente su corazón.

 

El mundo mira a la hechicera de manera diferente.

El mundo castiga a la hechicera como nadie nunca había sido oprimida.

Es ahora, justo ahora que su mente empieza a latir en penumbras, que se debate entre la permanencia en este mundo o el inicio de la danza eterna que busca danzar más allá de las estrellas.

(Continuará)

 

Un Comentario

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: