Erial

Erial

No quiero, no, verte en mis sueños

No soy yo quien anhela el reflejo en el espejo

Quien serena en la mañana espera tu ausencia

La mente, satanás, me embaucó

Te arropé junto a mi seno

Calmaron tu sed mis besos

Mi alma quedo en tus manos

Las brasas del infierno me corroen

Padezco sin sentido aquello que no existe

Almas errantes en pena sucumben

Dispersas las manos que me tendiste

En la álgida noche exaspero

Entrañas de la tierra me acompañan

Aseveran certeramente en mi ignorancia

Sin más erré donde la nada sucumbía

Quedó allá en la era donde el acopio existe

Yermo como el erial añora percepción

disgregada en la afonía de la noche

utopía, zozobra, del mismo semental

husmean recelo y cobardía

Esencia aniquilada, relación inversa

trastoca sin razón el mundo en que vivimos

incauta el alma y la corroe,  galopa sin sentido

oprimida se disipa, incultura la tapiza.

Entreteje fobias que no son tales

Disemina sin control, traba rabia y orgullos

En la pira a demanda, almas dejan congoja.

Se templaron nuestros cuerpos deleite consentido

cohabitaron nuestras almas embalsamadas

se corrompen, impetuosamente se dispersan

entre letras sin lógica sucumben.

Satanás, de nuevo me acompañas.

Deseo, tu alma gemela, es quien me besa

Y a pesar del fuego del infierno

te añoro cada día en el espejo.

 

Texto Marijose Luque

Fotografía de Pierre Doucin© – Red

2 comentarios en “Erial

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: