Me envuelvo en ti,

en tu noche,

en tu día,

en tu ayer,

en tu mañana,

en tu hoy,

en el mundo de tus anhelos,

en el universo de tus besos.

Me lleno de ti,

de tu aire,

de tu respiración,

de tu aliento,

del sonido de tu voz ausente.

Te veo sin verte,

te escucho,

te percibo,

te presiento,

sé de ti a través de todos los tiempos.

Lates en mí

y las ondas se expanden

desafiando la distancia y el tiempo.

Se subleva la razón

y grita con débil argumentación

queriendo imponerse a la voz del alma

con su falsa coherencia.

En mis nostálgicas noches,

en mis días sin soles,

en mis noches sin lunas,

eres luz que me acompaña,

eres brisa envuelta en verdor de esperanza,

eres agua cristalina que mi sed sacia.

Eres cielo despejado,

arco iris que alegra mi firmamento

sosegando el alma después de mis tormentas.

Lluvia y sol,

sonrisa y lágrimas,

Eres todo lo que soñé.

Eres latido, eres corazón,

eres alma, vida y razón,

eres la más hermosa composición,

la más bella constelación,

eres Amor en su máxima expresión,

eres la perfecta conjugación con la que vibra mi alma.

 

 

@Marina Collado