Marzo asociado a la primavera trae este año un regalo cósmico a todos los habitantes de la Tierra. Algo que no sucedía desde hace 19 años. Lo he estado leyendo hoy, y he aprendido que, el 20 de marzo será la última superluna de este 2019 y el equinoccio de primavera en el hemisferio norte y la llegada del otoño en el hemisferio sur.
Este coincidencia no sucedía desde el año 2000.
Y es una coincidencia cósmica que no volverá a suceder hasta el año 2030.
Enseguida de leer este último dato me he llevado la mano a la cabeza, madre mía tendré 70 años. Contenta por ser una edad posible de alcanzar, he sonreído, me ha recordado las cuentas que hacía con 15 primaveras y llenaba hojas enteras con cálculos sobre el año 2000.
Han pasado muchas lunas desde entonces, muchos equinoccios en marzo, supongo ahora que sé algo mas sobre este tema.
Y pienso que es buenísimo llenarse de esperanza ante el futuro, y me preguntó: llegaré, yo creo que sí actuo de modo positivo y preparo mi camino.
Sueño en poder alcanzar esa edad o una más longeva, podré asistir a ese nuevo acontecimiento que tendrá lugar en unos años.
No voy a calcular otra vez, pero todos tendremos 11 primaveras más, a lo que sumaremos multitud de casualidades que no son tales pues éstas no existen sin una causa. Y la más redundante es la de que que estamos vivos para contarlas.
Adelina GN