Y la locura que invade mi vida es un enjambre que no cesa

en su vuelo de fecundación.

Lucha a lucha, siempre obrera.

Y la tortura ilumina mi perdón, ja.

Que en el estambre, en el estambre…

Nace siempre una nueva flor,

advenedizos como sombra de un don

viajan dentro del corazón.

Es un espejo evanescente, impopular,

desigual y a la carta.

Asistencial.

Cuántas voces solidarias,

populares en su pantalla,

unificar…los criterios que degradados a su voluntad

no dan remedio, campan por esta ancha Castilla.

de su España, capital.

 

 

Gustavo García