En horas bajas

 

 

 

 

 

En horas bajas, no deja de preguntarse de cuántas horas bajas se compone el año ¿cuántas horas bajas contienen los meses, las semanas, cuántas horas bajas hay en un día?

Los pronósticos de  bonanza se detienen, se ahuyentan las sombras de la mente hasta que en cualquier momento, cuando menos se lo espera retornan, martillean con su redoble horadando la mente. En una milésima de segundo hace trizas el sol que hasta hace un instante en su vida lucía. Todo se torna negro, frío a pesar del calor que quema el cuerpo.

¿De cuántos momentos de tristeza se compone la vida? Búsqueda incesante de amaneceres nuevos, piensa por segundos que lo ha conseguido y de nuevo cae la noche sobre el alma que se mantiene completamente sola y vacía.

En horas bajas es cuando se acrecientan los temores, las realidades no existen, están fuera de contexto en los fríos grises. Quiere creer de nuevo, quiere acabar con todo el desconsuelo, quiere navegar y zarpar en su nuevo velero pero irrumpe la marea, las tempestades el mar agita, el velero zozobra y el alma agoniza.

Se marcó un instante para sí misma, solo de su posesión, sin tristezas, sin incertidumbres, sin segundos inútiles. Quiso dar un giro de tuerca a su rumbo y se perdió en el océano sin encontrar la brújula.

En horas bajas, ante el espejo exclama, cuánto tardarán en pasar esas horas malditas que hace que el mundo se hunda, que se emplome el cielo y que los minutos no transcurran.

En horas bajas, su alma se agota, cansancio que consume energías en un cuerpo a punto de rendirse impotente por no vencer los malditos días de espesa niebla, sucumbiendo a la tenebrosidad en los días, meses, años, con sus eternas horas bajas, con la desazón y el desasosiego que en el ser dejan su huella. 

Se detiene un momento, una vez más a contemplar el azul que le regala el Universo, es un consuelo, a sí misma se dice, hoy, a pesar de mis horas bajas luce la esperanza en el cielo, todo pasa y nada se eterniza, la luz se apagará con la noche y mañana nacerá un nuevo día. 

 

 

 

 

Imagen de la red 

 

 

6 comentarios en “En horas bajas

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: