EL PODER DE LAS LETRAS,  PROSA POÉTICA

El poder

 

 

 

 

 

 

Todo aquello le parecía de lo más sorprendente, por mucho que había leído, le habían comentado, por muchas conversaciones mantenidas, por más que intentara hacerse una idea, la realidad superaba la fantasía de la magia, ¿cuál era el truco? se preguntaba, por más que lo deseara nunca pensó que pudiera suceder de aquella forma el milagro.

Sería cierto o lo que estaba experimentando no era más que la mera ilusión que en su ferviente deseo por recuperar lo perdido la mente jugara con sus deseos y no fuera más que un falso delirio? ¿qué extraño poder habitaba en la cueva? No se atrevió en el pasado a profanar el interior por miedo a la oscuridad o por temor a lo desconocido o simplemente por ignorar que la luz eclipsaría la oscuridad y la noche desaparecería.

Se maravilló cuando por fin aquella tupida cortina se desplomó y cayó a sus pies dejando al descubierto el reconocimiento. Intentó ir más allá y averiguar dónde se ocultaba lo que tanto la atraía con su llamada, intentó escarbar y adentrarse cada vez un poco más. La fuerza irresistible de aquel poder hacia sí la arrastraba, podía sentir y percibir que ya muy cerca se hallaba.

Escuchó desde el silencio como su corazón latía, la sensación era mágica, en cada paso que avanzaba un nuevo rayo de luz entraba en la estancia, en cada latido escuchaba las notas encadenadas que le devolvían la certeza de estar muy próxima a lograr sus anhelos. En cada inhalación respiraba esperanza, la intuición la guiaba, la confianza en sí misma crecía, recorría el camino sin dificultad, segura y erguida, intuyendo que de la cueva saldría fortalecida, recuperando del interior la parte que desconocía que existía y llenar el vacío que de calma y serenidad la colmara.

A tan solo un paso de donde se hallaba la puerta para ella se abría. Desde el otro lado, con una amplia sonrisa su alma le mostraba la grandeza que su corazón albergaba y que en ella crecía y crecía y en la inmensidad se propagaba y en un latido colectivo por el Universo se expandía. Su mirada se tornó de súbito de una claridad inaudita y pudo llegar a entender el Amor que en los Seres palpitaba y cuán grande era su poder y que solo a través del Amor la condición de humanidad los humanos recuperarían.   

 

@Marina Collado

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: