El muro de la vida - Página de escritores - Capítulo 1

Página de escritores

Escritores independientes | El poder de las letras

El muro de la vida

El muro de la vida

Os presento el primer capítulo de una nueva novela «el muro de la vida» , os preguntaréis de que va esto, ¿que haríais si os arrebataran a vuestra familia en un atentado? ¿Porque en Italia casi no ha habido ningún atentado terrorista? esta es la historia de Jhon Howard  espero que os guste.

 

EL MURO DE LA VIDA CAP.1
Se pasó toda la noche buscando una salida, como en un laberinto de un bosque frondoso en el que nada más encontraba trozos de cuerpos humanos mutilados y restos de una batalla en la cual él no era protagonista. Sin embargo a pesar de ir tropezando en la profunda oscuridad apartando como podía de su paso el miedo y la incertidumbre de si moriría allí, delante de él había una salida, una pequeña esperanza de que alguno de su escuadrón viniera a salvarle. Pero aun así seguía avanzando y se imaginaba porque había llegado a esta situación, él no quería guerras ni conflictos solo deseaba estar con su mujer y su hija pequeña en un hotel de alguna isla paradisíaca…
De repente Jhon Howard se incorporó respirando fatigosamente viendo un destello de luz que resaltaba en lo alto de lo que parecía una colina. Parpadeó. Notaba las gotas de sudor como caían de su cara ardiendo a pesar de que era diciembre y el año llegaba a su fin. Sin apenas fuerzas, trato de dar un último esfuerzo para poder llegar hasta esa luz, por un momento creyó que se le había parado el corazón y hasta el mismísimo infierno se estaba derritiendo y desplomando en ese preciso momento. Pese a todo las manos le temblaban mientras se frotaba los ojos, respiró profundamente y vio un símbolo que le resultaba muy familiar, era el escudo de las fuerzas de asalto de los estados unidos de América. Sin embargo aún no podía ver nada de lo había detrás y mientras se esforzaba por seguir varios brazos le agarraron fuertemente y empezó rápidamente a ponerse nervioso y lleno de dudas pero era imposible no podía presentar resistencia estaba agotado y herido. Había mucho silencio solo el sonido de un motor en marcha se escuchaba a una ligera distancia entonces Jhon supo que ahí estaría a salvo de lo contrario ya le hubieran matado. Casi no podía andar y lo llevaban arrastrando los pies, dejando un surco en la tierra mojada, le metieron en el coche cerró los ojos y se desmayó. Al despertar se encontraba en un barracón con varias literas repartidas por todo el habitáculo, mochilas tiradas por el suelo y muchas armas agrupadas una encima de la otra, intento incorporarse pero un dolor muy fuerte en el pecho se lo impedía levantó su brazo derecho se tocó donde le dolía y notó un vendaje apretado entonces recordó. Esa maldita bala que recibió al intentar ayudar a su amigo y compañero el sargento Carter en ese momento le engulló la tristeza porque no pudo salvarle la vida, abatido y con lágrimas en los ojos recostando su cabeza a un lado miró hacia la puerta para ver si alguien entraba en esa maldita habitación y pudo leer una frase que parecía estar escrita con los restos de madera quemada y decía..
-Nos vamos a casa…

Al leer esas palabras a Jhon se le empezó a acelerar el corazón en pensar si era cierto o no, pertenecía al séptimo escuadrón de Asalto y lo mandaron a ese infierno supuestamente para limpiar minas y explosivos de la ciudad de Abu Kamal en la frontera con Irak, pero su misión no era ni por un momento la que le habían encomendado, al llegar allí parecía todo estar muy tranquilo ordenaban el tráfico de la ciudad y buscaban explosivos y minas antipersonas para que los aldeanos no sufrieran atentados, Jhon se había especializado en ser francotirador fue el número uno de su destacamento, pero todo cambio cuando dejaron de hacer su cometido y se dedicaban a asaltar casas buscando armas de destrucción masiva, cogían presos a todos los varones sin importar su edad y los metían en un camión pero no se sabía su destino. Poco a poco los ciudadanos empezaron a ser hostiles y su comandante les dio la orden de disparar antes de preguntar, se vio inmerso en una guerra que solo morían inocentes, pero él solo recibía órdenes aunque no estuviera de acuerdo con ellas. Llegó un momento que ya no sabían si un niño les tiraba una piedra o una granada de mano ante la duda siempre disparaban hasta que llegó un día que recibieron una alerta un grupo de armados estaban atacando un escuadrón aliado situado en las montañas y fueron a ayudarles siendo recibidos por una emboscada donde todos sus compañeros murieron y Jhon se salvó milagrosamente.

Anterior

A veces

Siguiente

NUEVO MARATÓN/VIOLENCIA DE GÉNERO 25/11/19

2 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: