El mar que no tengo

Mándame fotos del mar que no veo.

Toca la arena. Moja tus dedos.

Dime que sientes, lo que yo ya no siento.

Mándame el reflejo de la luna, esta noche que es plena.

En esas aguas mansas.

Eternamente sin dueño.

Mándame fotos de la orilla salvaje.

Que va y viene, y no hay quien la pare.

Dime a qué huele ese momento de ver las olas romper, en pleno oleaje.

Que hoy yo, ya lejos, no puedo, no siento, me muero por dentro, con tanto que pierdo.

Mándame todo lo que dejé en el intento.

No hay cambios sin miedos.

No hay noches sin sueños.

No hay día que no recuerde ese mar sereno.

Donde paseaba a diario y hoy ya no puedo.

By Miriam Giménez Porcel.

 

 

Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos llegar a ser.
Busca entre mis letras. Así soy yo.

1 comentario en “El mar que no tengo”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: