Escucho el latido del tiempo en el silencio que la noche acuna. Tu voz queda atrapada en el aire como susurro y reclamo de todos los tiempos. Mi corazón guía mis recuerdos y late con fuerza, mi alma vuela hacia donde sabe te hayas y surca el Universo hacia tu encuentro.

Escucho el latido del tiempo y la calma se impone a la prisa del pasado, con lentitud se acerca y me abraza el eterno instante, sin imponer presencia desciende desde el lugar en que todos los mundos se unen en espirales de suave brisa abriendo camino hacia el infinito del momento eterno.

Siento dentro de mí cómo palpita el sonido del Universo, algo muy profundo me invade impregnando mi ser de añoradas fragancias, de destellos de luz que del alma se apoderan. En la brevedad de un tiempo inexistente se abren los canales por donde discurre el flujo de información que desata la memoria gestando el secreto y origen del recuerdo.

 

@Marina Collado