El jardín de la iglesia

 

En el pequeño jardín de la iglesia
se agradece el murmullo
de las hojas.
Rezuman vida  en mil tonos de verde
danzando al son del aire

En este silencio
su algarabía de color
es risa de niños inexistentes
compañía bienvenida
en  ausencia de mi gente

El pueblo prepara fiestas.
Me toca recluirme en casa
el  único ruido que agradezco
es  el de la hojarasca

Mil veces prefiero ausencia
al bullicio de la verbena.
del que huyo encerrada en mi patio

Sólo el campo, el monte,
la dehesa
me resarcen de la nada
en la que  envuelvo mis letras
y las sello con lacre
para que nadie las lea

Pena, los sentimientos
ahogados en el pozo,
mejor escondidos
que causando burlas de extrañas

Ellas, mis letras, son tímidas.
Se sonrojan al mirarlas,
y hasta la más leve sonrisa
las ahuyenta y amenaza.

Vuelven a su caparazón
para no ser encontradas.

Retraen su fluidez,
si se sienten engañadas.

Las letras, al fin y al cabo,
si las dejas,
son las palabras del alma.

 

@carlaestasola

Extremadura, día 6/10/2016 a las 16:00

1 comentario en “El jardín de la iglesia

  1. Una preciosa composición, no ser muy de fiestas es una opción y una buena ocasión para escribir unos versos. ëstos me han gustado. Un abrazo.
    P.S. Desde lo más alto de la meseta.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: