EL CREPÚSCULO DE LA VERDAD

Cierro mis ojos que están haciendo referencia a los demás, no quiero ver, quiero creer.
Tú llámame en la oscuridad, que veré en ella escondiéndose la imagen de un final.
No quiero dejar de aprender que nunca; no existe, ese, un término que se agradece.
Sanaré haciendo visible la libertad, la igualdad de género y la que tiene solidaridad.
Vuelve a mí y respira junto a tu casa, la amada salud que quedó olvidada.
Porque sin duda se agradece la gestión de esperanza que aún brindas.

Adelina GN