El camaleón daltónico.-@AG ADELINA.- Gracias por tu regalo mi querida amiga.

El camaleón daltónico.-@AG ADELINA.- Gracias por tu regalo mi querida amiga.

Muchas son las especies que existen de este animal.

Pero el protagonista de este relato se sorprendía al ver siempre la misma tonalidad de colores allí donde se posaba.

Cada vez que se situaba encima de cualquier rama o vegetación, se veía del mismo color.

El camaleón estaba triste, ¿que le ocurría al camaleón?

Sus compañeros de especie, lo rechazaban, se apartaban de él como si de un bicho raro se tratase.

Aunque él y a pesar de su tristeza, siempre demostraba su sonrisa de camaleón.

.- Alguien debería decirme que me ocurre-. se decía.

No entendía por qué su piel no cambiaba de color, aquel era su mecanismo de defensa, por eso al ser daltónico pensaba que siempre estaba en peligro, no pudiendo camuflarse, quedando así al resguardo de los depredadores.

Estaba asustado, tenía miedo, pero algo pasaría que le haría ver la realidad.

Aquella mañana el camaleón estaba sobre la rama de un árbol, donde las gotas de rocío, rebotaban en una gran hoja verde

Su color era marrón, pero como siempre el confundía los colores.

Sintió hambre y sacando su larga lengua intento comerse una mariposilla que vio muy apetitosa.

Su sorpresa fue que al intentar engullirla, recogiendo su lengua, vió la cabeza de una niña, debajo de ella.

La verdad es que estaba muy asustado, pero la amabilidad de la criatura, al tomarlo en sus brazos lo tranquilizó.

No te asustes amigo, le dijo. El camaleón temblaba mientras la niña sentí a la viscosidad de su piel en sus manos.

No tengas miedo camaleón, te posaré en esa hoja verde y estarás seguro.

Ves , ya tienes su color y es el de la esperanza.

Aquí nadie te encontrará, estarás a salvo amigo

Cuando escuchó aquello, el camaleón se quedó tranquilo, su ansiedad dejó de existir al igual que sus miedos.

El cariño que la había mostrado la niña, haciéndole saber, que aquella hoja, le daba, aun sin saberlo, el color verde, se sintió esperanzado.

Ya las demás alimañas no la encontrarían nunca, ahora siempre, estaría camuflado en una hoja.

Aquella que su nueva amiga le había enseñado que era del color verde de la esperanza.

Desde entonces, una amplia sonrisa de camaleón, se dibujaría en su boca.

Posándose siempre donde viese una gran hoja salpicada por gotas de rocío.

@AG ADELINA.- Gracias por tu regalo mi querida amiga.

Os dejo un precioso vídeo y decir que las entradas mías están programados, por que estaré de vacaciones, ya saben, esas pequeñas ausencias por salud. Tenía miedo a esta quinta entrada en quirófano, pero Adelina me dio esperanza.

 

.

GRACIAS. Les leeré no lo duren a mi regreso.

Marijose.-

4 comentarios en “El camaleón daltónico.-@AG ADELINA.- Gracias por tu regalo mi querida amiga.

  1. Ánimo Marijose, el amor, al igual que al camaleón te dará fuerza.
    Besos todos mi querida amiga!!!????❤❤❤❤❤

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: