Dudas

Dudas

 

Cuando quise darme cuenta ya era otra, imposible de asimilar las páginas pasadas, con la ceguera de quien vio y creyó una vez a pesar de sus miedos.

Y ahora no se qué hacer con lo que soy, continué llorando empecinada, como una niña pequeña a quien le hubieran robado su juguete de las manos.

Nadie sufre dos veces el mismo accidente, ni cae dos veces por ese precipicio, sólo ella buscaba entre ruinas su identidad, como un ciego a quien leen por primera vez un poema. Pero todo lo que le quedó eran dudas.

Es por eso que se hizo poeta, porque los poetas se interrogan eternamente, no porque no conozcan de sobra las respuestas, sino porque les gustaría pintarlas de colores diferentes y verlas en el lienzo blanco como si hubieran sido vividas realmente, que lo son, pero la mayor parte de ellas, sólo de corazón para adentro.

Se emborrachó de dudas, nunca había tenido nada claro o sólo era su imaginación jugando a ese trivial humano…

¿Acaso son todos los poetas ciegos?

¿Dónde van las cartas que nunca escribimos?

¿Los besos que no dimos?

 

¿Las miradas que no se reflejaron en tus ojos?

¿Las caricias que no dimos?

¿La luz que no nos alumbró para seguir caminando?

 

¿Donde fueron también

Las gotas de lluvia mezcladas con las lágrimas que nunca lloramos?

¿Dónde los arcoíris invisibles?

 

¿En qué puerto están todos los barcos de papel que hicimos

y nunca navegaron?

¿Mis trenzas rubias?

¿Los charcos que no chapoteamos?

 

¿Dónde está el país de las ilusiones perdidas?

¿Los gritos en la madrugada, llamándote que nunca escuchaste?

 

¿Dónde fue el amargor de tus labios con sabor a otra?

¿Todo lo que nunca me contaste?

¿La confianza perdida?

 

¿Dónde buscarás respuestas, ahora que mis labios no emiten sonido?

¿Las notas que no escribiste?

¿Dime donde están las dudas?

 

¿Dónde la piedad cuando hiciste daño?

¿La pasión irrefrenable era fingida?

¿Donde las respuestas que no diste?

 

Quizás tú lo tiraste todo a la papelera.

Quizás puedas encontrar parte de todo eso aún en mis versos

 

¿A quién mentirás ahora?

¿Por quién encenderás esa nueva pasión cuál vela?

¿Seguirás cada vez que acabes con otra nueva historia?

 

¿Dónde está el infinito poder de la seducción?

¿Con qué piel te abrigarás este invierno?

 

¿Serás capaz de poner nombre a los besos de cada una,

de recordar alguno quizás?

¿Seremos todas flores de un día, o flores del mal?

 

¿Y que tan dura habría sido la verdad si hubieras respondido alguna vez a mis preguntas?

¿La habría soportado Juana de Arco?

 

Ahora, ya puedes hacerte una idea de porqué escribo.

Para llenar los pocos vacíos que me dejan entre una y otra,

aquellas que fueron herencia después de ti

Todas estas inconfesables

DUDAS

 

@carlaestasola

Madrid a 23 de Noviembre de 2016  a las 15:45

 

Ella
Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real.

Yo
Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar.

Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos.

Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores.

Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día.

4 comentarios en “Dudas”

  1. PRECIOSO!!!! La respuesta a esa interrogantes se encuentra en el lugar donde nacen los sueños, se crean y forjan ilusiones y la pluma del poeta las hace realidad en sus letras. Me ha encantado, realmente magnífico. Un gran abrazo. Con tu permiso comparto.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: