A LA CARTA

“Donde no puedas amar, no te demores"

Si ya me lo advirtió, que nada bueno saldría de ahí,
que quizás un día llegase alguien que con sus bonitas frases
lograra tocar este tonto corazón loco,
que por latir tan lento está enfermo,
enfermo de ganas por ser escuchado…

Y no la hice caso seguí adelante jugando con fuego,
en ello perdí algunos años de mi vida,
porque naturalmente nada podría salir de
semejante situación.

No, no éramos libres ninguno de los dos.
Por mucho que nuestros deseos sonaran a compás,
de un tango a veces, de un adagio en otras

Por mucho que nuestras manos se entrelazaran,
y nuestros besos parecieran tan reales.

¡Tanto tiempo perdido! y ¡cuanta razón tenía Frida!,
con aquello del “agua que no has de beber, déjala correr”

Los mares que daría ahora por no haber prestado oídos
a ese latido fatídico,
que ahora en lugar de resucitarme,
me mata poco a poco.

Si es posible que tu alguna vez consigas dominar tu irracionalidad,
quizás hagas caso a Frida, deberías al menos.
Encarecidamente te lo recomiendo
Porque siempre se puede amar,
nunca sabes cuando va a surgir ese brillo.

Por eso ¿para qué jugar con las estrellas?
si ya tienes una luna llena que ilumina tu cielo.

Carla
@carlaestasola

3 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: