Domingo amargo.

Como el sudor que desprende el Sol de verano.

Domingo rudo.

Como los besos intermedios de febrero olvidados.

Dolores de cabeza en un domingo

                                           [bastante rudo]

Domingo cargado de dolor al que llamo aburrimiento.

Cargado también de palabras consumidas

                                     [malditos domingos]

El ruido que despierta tus besos se inundan hoy de eco en este domingo amargo y rudo.

Tus besos y el instinto de solucionar una tarde de domingo, en un sábado ya pasado.

                   [El ruido de tus besos no era tan amargo y rudo.]