DOLOR.

Le dolía el brazo derecho y pensó que podía ser, como lo había oído o leído, el aviso que daba un infarto al corazón; dudó si era ése brazo el que dolía o el otro y mientras se preocupaba, el dolor, que había comenzado de la nada, fue desapareciendo; él se levantó, incorporándose en la cama, cuando volvió el dolor.

 

Asustado, despertó a su mujer y le dijo lo que creía, pero ella abrió los ojos y mirándolo, le dijo que seguramente era ese nuevo trabajo que le obligaba a acomodar durante todo el día frasquitos de mermelada en las cajas; que tomara un analgésico, durmiera tranquilo y la dejara dormir.

 

Él, mientras iba al baño a buscar una pastilla, pensó que por suerte estaba casado.

 

 

Manolo Echegaray.

4 comentarios en “DOLOR.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: