Escuchamos ya el suave canto de las campanas

que, poco a poco y en perfecto ritmo van elevando sus notas

Cantando a cuatro voces el mensaje pleno de la Navidad

Mientras en una nota leve y suave se escucha cantar al niño Jesús

 

Entona palabras de esperanza que endulzan nuestros oídos

Entona con sus notas nuevas el abrazo que llena nuestros corazones

Llega el amor infinito del niño que canta, apenas sin hablar

Mas une nuestros corazones al arrullo de su ser

 

¡Din! ¡Don!

Al ritmo de la tierra y del universo

Golpeando los días y las noches

Atando nuestra vida en tierra a la inmensidad del dios

 

¡Din! ¡Don!

El niño Jesús llega ya

Su voz y su canto va a tu corazón