EL PODER DE LAS LETRAS,  RELATOS

Despertó

 

 

 

 

 

 

 

Despertó un día sin saber cuánto tiempo había transcurrido desde el último instante en que se desvaneció y entró en un profundo sueño por el que viajó a otras dimensiones, a otros mundos en los que se perdió su memoria. Sus recuerdos parecían haberse esfumado como por arte de magia o por algún tipo de amnesia recurrente que bloqueaban el acceso directo entre la realidad y su pensamiento más reciente.

Despertó en medio de la nada envuelto su cuerpo en una vaporosa túnica blanca iluminada por múltiples lentejuelas que destellaban con la luz del sol que en ellas se posaban, sus cabellos lacios le caían sobre la espalda como un manto plateado cual imagen rescatada de un cuento de hadas.

Se desperezó mirándose en el espejo de aguas cristalinas del riachuelo que la observaba como invitándola a acercarse y bañarse en sus aguas, no opuso resistencia y se sumergió en ellas agradecida por el amable ofrecimiento con que la obsequiaban las cantarinas aguas. Disfrutó del frescor que humedecía su cuerpo de la sensación tan placentera que por dentro la embargaba. Se dejó acunar por el arrullo de la corriente, relajada, dejando sentir aquella suave caricia sobre su piel.

El sol, que por aquel momento despuntaba en el paisaje quedó embelesado por la bella imagen que observaba. Prendado quedó de la bella sirena de agua dulce y decidido, en un guiño de conquistador nato quiso seducir a la sirena y se hizo más cálido, le regaló los mejores y más luminosos de sus rayos que dulcemente se posaron en ella besando con ternura su cuerpo mojado.

No cabía en sí de gozo por la felicidad que experimentaba, la Naturaleza y el Universo la colmaban de regalos. Emocionada por los obsequios alzó su luminosa mirada al firmamento recitando en un mantra su infinito agradecimiento por la bienvenida que le dieran al llegar de nuevo a casa.

Su tiempo había llegado, se dijo, de su memoria pasada no quedaba ni rastro, era su tiempo sin pretérito ni futuro, solo era Ella en su nueva versión, entregándose a la vida sin preguntas. Despertó de entre la nada y se encontró a sí misma renovada, irradiando luz, abriéndose paso hacia su nuevo destino, escribiendo una nueva historia con un nuevo personaje.

 

 

@Marina Collado

 

 

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: