Entonces llegó el día

Sin saberlo de antemano, te deslizaste entre el tiempo

Sin previo aviso, sin planes y sin remedio

Ayer apenas, hablábamos compartiendo confidencias y temores

 

Nos tomábamos las manos y nuestros planes volaban

Nadie iba a saberlo, nadie podía adivinarlo

Que hoy frente a ti postrado, tu fría mano asiría

Tu blanca cara vería sin sufrires ni penares

 

Hoy sólo y vacío tu espacio, sólo me encuentro

¡Tan sólo!

 

Me levanto, me acerco hasta la ventana

Al tocarla casi te siento

Te siento tan fría y dulce

Te siento lejana y frágil

 

¿Qué queda a mi corazón por decir?

¿Qué resta a mi vida por sentir?

Te guardo en los rincones de mi corazón

Te llevo metida en mi alma

Te vivo a cada momento

Te recuerdo esperando el rencuentro

 

Hoy mi ser se conforma con en el cielo buscarte

Te miro y siento en las estrellas

Sabiendo que estás observando

Te miro mecida en la luna

Mirándome noche anoche

Regalándome tu brillo

Guardándome tu alegría

 

Te fuiste, desvaneciste tu presencia de la mía

Mas eternamente vives en mi alma y mi recuerdo

 

Espérame a que fundamos nuestras almas juntos

compartiendo junto a ti

la vida eterna por la que hoy ya no aguardas