Desidia

Llueven recuerdos
Tiembla la voz…
Esos momentos
De besos perdidos
En la memoria
Regresan de nuevo.
Volcán de sentimientos
En la mirada del adiós,
Cubren de hielo el corazón.

Y amanece en la calle del olvido.
Todo se torna gris en su caminar desbocado.
Infectado por el virus de la desidia,
Agarrotado, por la neblina azul de la adicción.
Fantasmas olvidados congelan su mente adormecida.
Nadie mira su reflejo.
La verdad diluye su obstinación
Por recordar.
Por olvidar.
La soga aprieta.
Y cae.