Deja

 

 

 

 

 

Deja que antes de que anochezca  envuelva  con ternura tu ser entre la calidez de mis brazos. Deja que sea el contacto de mi piel el que teja en tu alma el  más dulce y cálido abrigo, que tu cuerpo cubra de amor y te mantenga en el largo invierno del frío protegido.

Deja, antes de que la luz desaparezca que sean mis caricias las que el nuevo día anuncien, las que tus madrugadas embriaguen y mantengan de tormentos tu mirada despejada. Deja que a ti me acerque y que tus sueños vista de anhelos perpetuos, que sacie tu sed y tu hambre de amor eterno.

Deja que con mis besos tus pesadillas y tus miedos aplaque, deja que la miel de mis labios deshaga los nudos que tu pecho comprimen y las tristezas disipen.

Deja amor que sea mi amor el que inunde tu corazón de dicha y devuelva a tu vida la ilusión perdida. Deja que sea el amor el bendito antídoto que de las sombras te rescate, que te haga emerger a la luz dejando atrás la ceguera que te mantuvo secuestrado .

Déjate amar sin buscar razones, sabes que el amor es locura ciega, de motivos ni causas el corazón no entiende, ama, sin más al saltar  las chispas y encender la llama, vibra al compás que el sentimiento y la pasión le dicta y le marca.

Abre las puertas de tu castillo y regresa del impuesto exilio en el que tu corazón se halla. Deja amor, antes de que la noche acabe que llegue a tu morada esta misiva, déjate llevar sin temor por el influjo de este mensaje, ama y deja que te ame antes de que el tiempo anochezca y  se eclipsen los días.

Imagen de la red

6 comentarios en “Deja

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: