De sábado a sábado

Entro en tu sábado de puntillas.

Ando de costado y no molestando.

Cediendo mi aroma.

Esa esencia inconfundible.

El lado indomable de mi alma.

Mi encanto.
Llego al domingo dormitando.

Recuesto en tu pecho mi sonrisa.

Aspiro yo ahora tu aroma.

Y espero tranquila el rechazo.

Siempre llega el momento.

La discusión.

Se desatan los lazos.

Me pides que me aparte.

Que te ahogas.

Devuelvo tu espacio.

No permito que el resto de semana

quede en olvido.

Procuro enlazar algún beso,

un ensayo, una recuerdo, un abrazo.

En los mensajes queda grabado.

Consigo lo que pretendo.

Llega de nuevo el día,

que me llamas, que me buscas,

que necesitas el encuentro.

Sonrío picarona.

Me vuelve loca tu descaro.

Respeto tu orgullo.

Me engañas con un dulce te amo.

Alcanzamos al sábado de puntillas.

Para despertar el domingo abrazados.

By Miriam Giménez Porcel.




Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: