DANIEL

Ahora me doy cuenta que ni siquiera conocía su apellido: Daniel era solamente Daniel. En “La Calesa” atendía circunspecto, atento, amable.

 

Ahora me entero que ha muerto. Res decir, que ya no estará allí cuando yo vaya. No me ofrecerá los garbanzos “con rienda”, ni vendrá, listo para nosotros ese arroz con pato único.

 

Daniel ya no estará allí para soportar las bromas sobre el fútbol que le hacían Julio y Alfredo.

 

 

Voy, vamos a extrañar a Daniel. Nos va a hacer una falta tremenda al entrar, al coger la carta, al pedir el almuerzo, al tomar el tercer whisky; va a estar ausente cuando venga el café y pidamos la cuenta.

 

No vamos a ver a Daniel en “La Calesa”, aunque estoy seguro que él sí nos va a ver y de pronto yo también lo veré, entre los cubitos de hielo de mi vaso, entre las lágrimas que sin que uno quiera, saldrán calladas.

 

Chau Daniel, gracias por el tiempo que nos dedicaste. Gracias por tu sonrisa, por tu arroz con pato especialísimo, por tu silencio necesario. Cuando nos toque irnos, espero que seas tú quien nos reciba. Así sabremos que hemos llegado al lugar correcto.

 

 

Escrito el 22 de octubre del 2001.

 

Nota: Hoy, diecisiete años después, Alfredo y Julio también partieron y deben estar reunidos con Daniel, esperándome, con un whisky servido. A “La Calesa” no voy hace como diez años y extraño a los amigos que se fueron.

 

Imagen: www.verema.com

Manolo Echegaray (Lima, Perú)
Publicista desde 1969; profesor en 8 universidades e institutos de educación superior en el Perú y 1 en Bolivia (Técnicas de razonamiento creativo, Estrategia publicitaria, Comunicación intercultural, Comunicación de gobierno); cerca de 16,000 ex alumnos; publicidad para 2 campañas presidenciales (Perú); asesor de comunicación de una Presidencia de la República y seis ministros de Estado; escenógrafo, sonidista, actor y diseñador de vestuario de teatro; artista gráfico; escritor a ratos. 70 años.

5 comentarios en “DANIEL

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: