¿Cuánto tiempo tardaré

en encontrar la salvación?

Un oscuro túnel

mojado por la hiel

perfumado por el odio

Miles de cuencas vacías

observan la negrura

hacinadas entre orines y dolor

torturados lloran alrededor

de un mar de huesos

esparcidos por la ausencia de la fe:

Regusto al dolor,

odio a la libertad

marcan «su» divina divinidad.

y ¿cuántos al fogón?

No importa tu opinión,

si tu condición

de pobre y perdedor

pánico y  dolor,

fue su condición

para ganar en posición.

Los primeros en jugar

abduciendo a la ignorancia

del inculto santurrón.

Dinero y poder

esa es su fe.

Ya no quedan sombras

en esa oscuridad,

todas hicieron tierra al sacrificar

por unas monedas.

Su silencio por fin se pudo oír, aulló

Por los siglos de los siglos perduró

y nunca jamás se silenció.

Gustavo García Pradillo