Cuatro lagunas y un río

untitled

El río Duero nace en los Picos de Urbión, en su primer trayecto recorre diversos paraje donde en su comienzo le acompañan cuatro lagunas misteriosas.

La más conocida es la Laguna Negra por su leyenda que recogió Antonio Machado; con ello contribuyó a su divulgación internacional.

La Laguna Helada se halla en una altitud cercana a los dos mil metros, aquí podemos contemplar un glaciar de circo.

La Laguna Larga se abastece del mismo Pico Urbión que accede a ella en forma de cascada.

En el pueblo de Vinuesa existía un glaciar que atravesaba la Laguna Helada y la Laguna Negra, hoy es el curso del río Revinuesa que desemboca en el Duero y éste abastece el embalse de la Cuerda del Pozo.

Aquí se disfruta del valle Revinuesa que a través de su recorrido obtenemos información sobre su formación geológica y su flora.

Los bosques de pinos, hayas y robles se extienden por los alrededores acentúan la magia del lugar.

En invierno se encuentran cubiertas por una capa de hielo contribuye a guardar los misterios que atesoran.

Todas estas maravillas naturales están protegidas por el Estado.

El Parque Natural de “Laguna Negra y circos glaciares de Urbión” y su incorporación a la Red Natura 2000.

El río sigue su curso bañando la provincia de Soria cuando llega a S. Esteban de Gormaz da nombre a la denominación de origen del vino “Ribera del Duero” que se extiende hasta Valladolid.

 

Toñi

 

 

 

 

 

 

 

 

About Toñi Redondo

2 comentarios en “Cuatro lagunas y un río

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: