Cuando te vi

 

 

 Me enamoré de ti en cuanto te vi, en cuanto te acercaste a mí supe que eras tú el amor que tantas veces soñé, el amor que en tantas vidas busqué, el amor que sin saber que existía mi alma añoraba y su ausencia en vacío mis días convertía.

Supe que eras tú al sentir el estremecimiento de mi ser, al escuchar la voz de la intuición anunciando alborotada tu llegada.

Llegaste a mí transformando y dando color a mi vida, convirtiendo en válido lo que no tenía valor, acelerando mi pulso por la agitación de pensar en tantas formas de ti.

Pensando en todo lo que nos acercó sin propósito y sin intención, en todo el maravilloso contenido que pude descubrir en tu interior, en la mágica música al entonar la palabra amor. 

Te vi con la mirada con que solo se puede ver a la persona amada, al ser que tu cuerpo habita esa forma etérea y sublime que es tu alma.

Te vi y mi piel se erizó al intuir que no era la primera vez que nuestras almas se encontraban. Reconocí en ti el eterno amor que por mí en tantas vidas esperaba.

Te vi, te sentí, te percibí como solo se puede percibir al alma enamorada. Supe sin dudar que era el momento de amar, de entregar todos mis anhelos, toda mi ternura, toda la pasión contenida en el corazón que ya había perdido la esperanza, con toda la ilusión que el amor concede al amar y ser amada, con toda la sutileza y la pasión que suscita el encuentro entre amantes.

Te amé en el mismo momento en que nuestros cuerpos en un cálido abrazo se fundieron, en el mismo instante en que nuestras bocas con ternura y ansiosas se buscaron anhelantes.

Te amé en todos los tiempos y te sigo amando. Te amo y no habrá día en el que me pueda arrepentir de haberte encontrado. Ni los dolores sufridos, ni las adversidades pasadas, ni los obstáculos encontrados en el camino son suficientes para dejar de dar gracias por lo hallado.

 Mientras mi aliento lo permita te daré gracias infinitas por la oportunidad recibida al saber en ti el amor esperado. Reencontrarme en tu esencia es la más pura y más maravillosa sensación, el más bello regalo, el mayor sentimiento que haya experimentado en el largo trayecto ya realizado.

El destino nos acercó propiciando nuestro encuentro, en nuestras almas grabado queda todo el amor que durante muchas vidas se mantuvo a la espera.

Te vi y te seguiré amando por toda la eternidad donde el tiempo no se impone. Alas de libertad se expandirán, almas conectadas al amor fluyendo con el Universo. 

 

 

Imagen de la red

3 comentarios en “Cuando te vi

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: