POESÍA

Cuadernos de dos rayas

http://gloria.tv/video/RWUJd3QZYWp32MJmnZ4ZVygC1

Y yo que ya no sirvo para mucho
escudriño en cuadernos de dos rayas
para reencontrar la puerta de entrada

Estuve viva mientras luché,
más el cansancio por tanta
batalla perdida
no sólo no ayuda.
Acorrala.

Acotada en este patio de luces
cuyas paredes blancas
simulan pantallas de cine
donde contemplo
la película de mi vida.

Mientras se marchita mi esperanza
que ya no revela añoranza
ni deja huella en el camino.

Cuando no puedes elevar el vuelo,
lo mejor es fundir las alas
bajo el fango
que las atrapa.

Quedaron todos los caminos
por descubrir,
maletas repletas de apatía
que no podrán ser facturadas,
entre tantos días no vividos.

Alguno junto a la ventana,
iluminó las páginas, la labor
o la almohada.

A ese leve haz de luz
toda una vida de tinieblas revalorada.

Llenando renglones encontraba paz
o al menos se asemejaba.
Ensuciando cuadernos de dos rayas.

No podrían volver
a verse jamás, al menos como se vieron antes.
No fue en sentido literal
sus nuevos ojos marcaron el
punto de inflexión.

Al revés , el temor de la distancia,
había vuelto su mirada
definida y perfecta.

Mientras sus páginas
se llenaron de nubles blancas
Por ende ahora lo desconocido
la tocaba.

Su cerebro se partió,
intercambiando de lugar sus hemisferios

Le costaba entender lo que antes fue sencillo.
Mientras lo complicado
aparecía lúcidamente liviano.

Por primera vez
se vió desde afuera
perdiendo así,
la poca cordura que le quedaba.

Inconexo,
su palabra favorita,
como inconexas eran sus ideas
y a partir de ahora sus palabras.

@carlaestasola

Música: Ralph Vaughan Williams / Tallis Fantasy
Imagen: Internet

Un Comentario

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: