REFLEXIONES

Creencias

 

 

 

 

Todo en lo que había creído se iba evaporando, se esfumaba en el aire, se perdía en el infinito como el humo de un cigarro, como el hielo al deshacerse al contacto con el fuego. Todas sus creencias caían como caen las hojas de los árboles al comenzar el otoño dejando las copas despobladas y vacías.

No sabía cuál era la emoción que la embargaba, tal era su confusión, el cambio se avecinaba y no quería formarse expectativas. No sabía por qué aguas navegaría, no quería malgastar energías en pensar y descifrar, especular entre posibles situaciones, pero en sus cavilaciones se preguntaba en qué podía ahora creer después de derrumbarse su mundo de creencias.

Por muy buenos propósitos que tuviera con no quedarse con la parte negativa le resultaba complicado alejar de su pensamiento inquietantes ideas que la desasosegaban, no quería mantener una posición de desastre total, prefería seguir manteniendo la confianza, como mínimo, en el ser humano, en su capacidad para obrar el bien. Pensar que todo era una manipulación y un montaje en favor de ostentar el poder y control no la satisfacía en absoluto, aunque sabía que los efectos de la codicia habían destruido el planeta. Quizá era demasiado idealista y aunque era consciente de las maldades de la humanidad también sabía de su otro lado, el lado amable, noble con capacidad de empatizar con el sufrimiento o el dolor ajeno, para ella eso era lo que hasta el momento había equilibrado la balanza en su valoración, ni todo bueno, ni todo malo, los seres humanos como tales conviven con esa dualidad, con los contrarios de su todo.

Quería mantener esa idea y aferrarse a ella con fuerza para seguir creyendo en que el cambio sería posible, el cambio en las mentalidades para lograr un mundo mejor, un mundo con el que siempre había soñado. Quizá era muy ilusa pero prefería serlo a dejar de creer en ese posible. Necesitaba imperiosamente creer que el color verde todavía existía y continuar confiando en que no era demasiado tarde y que aún quedaban esperanzas, necesitaba creer para dar sentido a esa misma creencia. Era tiempo de otra metamorfosis y adaptación al cambio. 

 

 

@Marina Collado Prieto 

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: