Cópula feroz y apasionada entre un montacargas y un jilguero.

Cópula feroz y apasionada entre un montacargas y un jilguero.

Cuando la tarde 

arroje sus flores desde el cielo,

las cenizas de una bruja

se levantarán con la bruma de la noche;

 las estrellas

moldearán mortajas y la luna

te convertirá en hebras para hilar los senderos

que pisarán tus pies desnudos

 durante el día. 


A eso de las tres

te observo tendida como una tela sutil

sobre árboles y búhos,

sobre velámenes y puertos,

sobre recuerdos y melancolías. 

Por un momento

haces que me detenga en ese punto

sin tiempo,

sin espacio,

sin sustancia

donde las cosas se mezclan 

y se cuelan a sí mismas

incesantes y ciegas.


Entonando un madrigal,

la alborada modelará tu cuerpo yerto;

cuando el vendaval dormido del primer sol 

sople en   tus labios,

resucitarás sin saber que estabas muerta.

Desperezándote,

me buscarás en la tercera casa

para decirme que soñaste

con la cópula feroz y apasionada

entre un montacargas

y un jilguero;

que en pleno mediodía

las estrellas se precipitaban

y la luna colgaba de un crepúsculo ciego. 

Después tus plantas dejarán huellas húmedas

y al correr colina abajo,

vestida tan solo con el camisón, 

tus sueños

flamearán como jirones luminosos

desde el costado dormido de tu vida. 

2ae142bd13f91be1eb0bfbc4e09901e5o

GOCHO VERSOLARI


7 comentarios en “Cópula feroz y apasionada entre un montacargas y un jilguero.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: