Contrasta al despertar ésa máxima calor del día con una temperatura ideal que eriza la piel de buena mañana.

Cuando las hojas ves cubiertas de rocío y las pruebas de haber regado esa noche, todavía se parecían en la tierra.

Una tierra que es fuerte, que transmite, que se ve bella y que te grita gracias cada mañana por mantenerla verde.

Gracias a ti mi paraíso por el bienestar y felicidad que me brindas.

Adelina✍