Contienda

 

 

 

 

Palabras y más palabras, sonidos sin sentido que profiere mi boca liberando la mente de pensamientos. Con rapidez se esfuman a través de una enmarañada madeja con toda suerte de filigranas e incoherencias.

Pretenden engañar a la más poderosa de las máquinas,  llevar con sutilezas por otros derroteros a su oscura materia. Acelerado momento en que la tensión se mantiene entre mente, alma y cuerpo, cuestión de entrenar y ejercitar métodos de salvación para ahuyentar los criterios impuestos.

Pérfida maquinaria, no deja que nadie la desvíe del camino que se traza. Viscosidad encefálica, dictadora y déspota de un cuerpo y un alma que rehuyen de tu gobierno.

Monólogos,  diálogos y mantras surgen en el silencio como batalla para oscurecer tu reino pero tu tiranía y prepotencia no cesan. No te rindes, siempre dispuesto a presentar las armas en la contienda que mantienes abierta. A pesar de las artimañas que te inventas no consigues siempre tus propósitos de mantener el alma inquieta.

Te enfrentas a un gran poder al tuyo opuesto y que sobre ti se eleva. Emociones y sentimientos habitan en el reino del corazón, soberano que manipular no se deja, por encima de tus dominios se halla y te hace frente con sus propias reglas.

 

 

Imagen de la red

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: